sábado, 8 de septiembre de 2012

Poemas Rodados (Toma 2) Un océano de tiempo

En mi caso aparecía yo tumbado boca arriba
en el campamento de los boy scouts mirando estrellas fugaces
y las hojas amarillas de los arces que franqueaban nuestra calle;
o las manos de mi abuela y su marchita piel, que parecía papel;
y la primera vez que contemple el nuevo Firebird de mi primo Tony;
y Jane. Y Jane... Y Carolyn.

Cuesta seguir enfadado cuando hay tanta belleza en el mundo.
A veces siento como si la contemplase toda a la vez,
y me abruma,
mi corazon se hincha como un globo que esta a punto de estallar.
Pero recuerdo que debo relajarme, y no aferrarme demasiado a ella,
y entonces fluye a través de mi como la lluvia,
y no siento otra cosa que gratitud
por cada instante de mi estúpida e insignificante vida.
No tienen ni idea de lo que les hablo,
seguro,
pero no se preocupen:
algún dia la tendrán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada