domingo, 14 de mayo de 2017

Imperfección áurea


Mi profesor de arte en el instituto insistía mucho en el asunto.
No pasa nada si no entienden la proporción áurea hoy, un día la encontrarán y entonces todo tendrá cierto sentido. Querrán recordarme a mí y a Fidias en esta mañana que ahora sólo les parece una más de sus vidas, pero apenas habrán retenido una chispa vaga de este momento; como que llovía, se asaban de calor o estaban enamorados de Beatriz.
Ese día creerán que por fin han llegado a algún lugar, a alguna luz o claridad de la razón.
Pensarán que un secreto humano y muy antiguo les ha sido revelado.
Pero sólo estarán amando el desorden.

Iván Onia Valero

No hay comentarios:

Publicar un comentario