jueves, 15 de diciembre de 2016

El sabor de las cerezas (adaptación libre del film de Abbas Kiarostami)


Necesito esta noche tu mano
una mano anónima y amiga
para cubrir el hoyo en que me entierre.

Hasta donde alcanzan los silencios
seguiré el camino polvoriento de Teherán
la misma ruta insistente
que ha de abrirme paso al sabor de las cerezas.

¿Permite Dios tomar algunas decisiones?
¿Serás mi amigo y arrojarás a mi agujero
veinte paletadas de tierra?
Porque la tierra es hermosa y nos lo da todo
y a ella volvemos después de todo.

Es quizás el mayor acto de libertad
decidir estar mañana bajo ella.
Yo decidiré volver o no a probar el sabor de las cerezas
escuchar las risas de los niños
ver la raya del sol cuando amanece
sentir en el mar el influjo de la luna.

No necesito hoy el sermón de un predicador
sino apurar la última calada
y contemplar desde arriba
que siempre aguarda
el materno hueco de la tierra.

Marta Domínguez Alonso
poema perteneciente al libro "Una Hoguera en los párpados" Olifante Ediciones de Poesía, 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada