sábado, 15 de octubre de 2016

Give me the words


No sé ya cuántas veces he podido escuchar esa canción. Give me
the words, versión de Nouvelle Vague. No me aburro. No sé cuántos días llevas sudando en mi cama, desde cuándo no te lavas,
cuántas veces he abierto el cajón de los condones. El caso es que
ya hice del milagro una costumbre, y tomo corriendo un taxi
hasta la casa, loca por verte, abro la puerta del cuarto y sigues ahí,
enredando tu desnudo en la sábana, escuchando otra vez Give
me the words, versión de Nouvelle Vague. Me acuesto a tu lado,
vestida, pienso en lo bien que me quedan los zapatos rojos con
los calcetines a rayas. Suena el móvil que nunca coges, no te rías,
miro la lámpara, me muerdes la mejilla. Hay que irse.
Suena Give me the words, versión de Nouvelle Vague. Es 21
de marzo de 2005, día de la existencia oficial de la primavera, y
acabamos de resucitarnos.
Lo demás, este enero de 2007 pegado a las baldosas, la
cama hecha, esta tosecilla, nuestra carne húmeda contra otras
alas, tu ausencia y la mía, son detalles, para nosotros, absolutamente imperceptibles.

Carmen Camacho

2 comentarios: