miércoles, 10 de junio de 2015

Marina


Al mar se va sólo en los libros, o cuando se quiere metaforizar con lo oculto, lo llano o con los metales del invierno.
Todo lo demás, este predio de banderas de Coca Cola y semen de Urano se llama la/playa y es patrimonio de un presente puro, destilado, químico si se quiere, pero ya nunca vuestro, escoria, con las malolientes redes de pulpo intentando atrapar el agua aquella.
Es de nosotros la playa, que aún tenemos branquias y somos la sinestesia y la fibra.
Id al mar vosotros, poetas de la mierda, a morir de pena y literatura, buscando en estos andamios cómo erais aquellos días.

Iván Onia Valero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada