viernes, 19 de junio de 2015

R-21


Envejecer no es ir dejando cosas, sino ir viendo cómo las cosas nos dejan (...)
Canto al viejo coche en su sueño de máquina... te quiero viejo, monstruo, chatarra de mis días

F. UMBRAL

Se llevaron el viejo 21.
25 años: diez apenas de coche,
quince de féretro.
La verde barcaza de los domingos con el corazón de aceite y cilindro,
desde su artritis neumática parece decirnos chao,
un placer.
Tanta vez
atravesamos girasoles,
campos de lluvia,
llegamos al mar
o a tiempo.
Ahora me están llevando.

Iván Onia Valero

No hay comentarios:

Publicar un comentario