miércoles, 4 de febrero de 2015




















Lo mejor de la luz no es su belleza, sino la democracia que vierte cuando alumbra de la misma forma los veinte siglos de piedra en la cabeza del Augusto de Prima Porta y el abandono arrabalero de los polígonos industriales y presentes.

Iván Onia Valero

3 comentarios: