jueves, 16 de octubre de 2014

´97


De aquel día del 97 recuerdo sobre todo el tambor grande de la ciudad extraña y mi primer whisky. Estábamos tan mal acostumbrados a la palabra éxito que nos anudamos las bufandas por si esa palabra daba frío, y al final lo daba. Después sólo queda el ruido que hacen las fotografías; el gol con la cara de Alfonso, la perilla rubia de Finidi, el abrazo a lo Michael y Fredo Corleone que se dieron Serra y Lopera mientras este decía, "lo sé todo, me has partido el alma", el milagro y la mierda que caben en el minuto de descuento, el beso de mi hermano diciendo no pasa nada... que la vida iba en serio lo supe en la prórroga, eso, y que por muchas veces que te rompan el corazón, nadie sabe hacerlo como el Betis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada