viernes, 20 de junio de 2014


...y en otra habitación
estaba yo mismo, a lo mejor, con dolor de estómago
o de corazón, escribiendo mentalmente el libro que escribe
uno durante toda la vida, sin escribirlo, con las neuronas,
desde el útero materno, y en cuya elaboración
y maduración nos cogerá la muerte.

Francisco Umbral

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada