lunes, 2 de diciembre de 2013

Nosotros, sin embargo


Nos ha sobrevivido,
proyectando su sombra de esqueleto,
rareza geométrica sobre el pasto.

A pesar de sus hojas podridas,
de su tronco torcido,
de sus raíces huecas,
de sus frutos de espanto.

Allí quisimos ser
y existían las cosas con una luz purísima,
un amor sin contornos,
un torrente de amor de unos cuerpos a otros.

Era un peral enfermo y sin embargo
nos ha sobrevivido.

Y nosotros, borbotones de carne,
salutísimas fieras, palpitante materia,
moríamos sin saberlo.
Y extraños casimuertos, mediovivos,
como tibios fantasmas,
como opacos espectros,
alrededor de todo, aturdidos,
sin conocer la línea
que separa la luz de las tinieblas.

Era un peral,
nosotros, sin embargo.

Rocío Hernández Triano (Los seres quebradizos, premio Carmen Conde de Poesía 2013)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada