miércoles, 11 de diciembre de 2013

Hoy los campos enmudezcan

Hoy los campos enmudezcan,
y, soldados, pongamos crespones en las armas con que hemos combatido,
y que cada uno se retire a celebrar, con alma contemplativa,
la muerte de nuestro amado Capitán.

Se acabaron para él los conflictos tempestuosos de la vida,
y la victoria y la derrota; ya las vicisitudes oscuras del tiempo,
no pasarán como nubes infatigables por el cielo.

Pero canta, poeta, en nuestro nombre,
canta el amor que le tuvimos, pues tú, habitante de los campos de
batalla, lo conoces bien.

Mientras depositan el ataúd allí en el sepulcro,
canta -mientras cierran sobre él las puertas de la tierra- una estrofa,
para los afligidos corazones de los soldados.

Walt Whitman

1 comentario: