miércoles, 30 de enero de 2013















Hay una hierba cuyo nombre no se sabe; así ha sido mi vida.

Vuelvo a casa atravesando el invierno: olvido y luz sobre las ro-
pas húmedas. Los espejos están vacíos y en los platos ciega la sole-
dad.

Ah la pureza de los cuchillos abandonados.

Antonio Gamoneda

1 comentario:

  1. "En su profunda gruta no existe el tiempo",
    solo el latido inexorable de la música.

    ResponderEliminar