jueves, 16 de junio de 2011

Anatomía de Alicia

Nombrarte es comer pan.

Quizá porque la boca se abre para
estrenarte el segmento primero;
silábica modestia, soledad
de A, recipiente y ángulo, agujero
de lengua y paladar para empezar
a decirte.

Después,
el músculo se enrosca y sube al cielo,
lazo en construcción de la ele que trepa
y se asfixia en el punto desterrado
de la i

para dar paso a mis imperfecciones,
mi particular forma de llamarte
en la ce que va en los cauces secretos
de las serpientes huidas en el sur
o el diptongo final que silba y te abre
para que vengas, última y cerrada,

en el trigo partido de tu nombre.













Iván Onia Valero

2 comentarios:

  1. Es increíble como eres capaz de hacer que las cosas más sencillas como un lápiz, una tarde de lluvia o un simple nombre sean, al leerlas, las más emotivas y bellas.

    ResponderEliminar